Autenticidad Turística

La tendencia se perfila con otros hábitos de consumo

Como venimos observando, desde el punto de vista turístico esta coyuntura nos hace pensar que la gente elegirá los viajes cortos, en espacios naturales, alejados de la gran masa de turistas en un shopping de Miami y acompañados de los protocolos sanitarios que nos hagan sentir seguros, sin riesgos para la salud y a partir de los cuales podamos vivir experiencias sostenibles, ecológicas y en mayor contacto con la naturaleza.

Esta modalidad de viajes en sintonía con lo natural, dará los primeros indicios de transformación de la actividad turística y se convertirá en la primera opción de los argentinos. La demanda vendrá renovada en un principio apuntando a destinos cercanos, quizás dentro del país, que vayan ganando la confianza de los turistas. Especialmente asociados a la búsqueda de experiencias en sintonía con lo natural, ambientes rurales, al aire libre, con buenos accesos, servicios y conectividad.

A menudo la vida diaria nos absorbe tanto que dedicamos demasiado tiempo a cosas que no tienen un valor humano importante, cosas superficiales y materiales y en ocasiones nos damos cuenta tarde y otras veces nunca! Es decir, vivimos postergando sueños y momentos de calidad.

Entonces hoy se impone la idea de enriquecer tu viaje sintiéndote protagonista, saboreando una comida autóctona, conectando con la cultura del lugar, participando diferentes costumbres, tomando rutas que no pensabas, visitando lugares que no sabías que existían y viviendo experiencias que pocas veces tenemos la posibilidad de hacerlas en nuestros ámbitos.

La observación le da paso a la participación, a la vivencia, a la experiencia de hacerlo, al vínculo con lo natural.

Se acabó el tiempo de la contemplación del Glaciar Perito Moreno desde la pasarela junto al contingente que bajan del Bus. Ahora el turista quiere vivir esas experiencias, despertar los sentidos, caminar con grampones sobre un glaciar en Calafate, practicar rafting en el Río Chimehuin en Neuquen, Canopy, trekking, una salida en bici al Bosque de Arrayanes o una buena caminata respirando el oxígeno más puro por senderos de cercanía de una cabaña en Villa La Angostura, visitar una comunidad autóctona en el noroeste, en fin, muchísimas aventuras que te ayudarán a recordar hasta el mínimo detalle de tu viaje, porque se trata de hacer algo diferente a los 350 días restantes del año en los que vivimos de forma rutinaria.

Hoy en día ya no vale ofrecer un nuevo servicio turístico o un bombón en la almohada (como leí hace poco de un colega), la innovación es parte de la concepción de la autenticidad, frente la hospitalidad estereotipada, convirtiendo los diferentes pasos del turista en una experiencia memorable. Hoy la gente quiere ser parte de la historia y va en busca de emociones, cuando quiere olvidarse de todo lo demás y poner en juego nuevas sensaciones, diferentes y placenteras.

Y luego, al vuelta del viaje, dos cosas, saber que dejaste una huella para tu próxima aventura, que ésta no será la última, siempre habrá una más y tratar de aportar y aplicar algo de lo aprendido en nuestra vida cotidiana.

Esto invita a reflexionar sobre qué hábitos cambaría cada uno en el momento que empieza a planear sus próximas vacaciones.

#turismosostenible

#cabañasenvillalaangostura

#villalaangostura

#turismoaventura

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.